No siempre es el karma.

No siempre es el karma, a veces es la vida pasándote la factura que mereces.

 

Nos preguntamos en este preciso momento porqué nos suceden ciertas cosas, qué hemos hecho para merecen situaciones agotadoras e incluso vergonzosas. Entonces recuerdas todo lo que hiciste en tu vida amorosa pasada.

 

Tus días de retozar donde no te importaba más nada, solo pasarla bien; más cuando existía alguien con quien poder cumplir tus aventuras a pesar de estar ya con alguien, pero en ese momento te importaba muy poco pus a quien de verdad te querías comer era a él. Pero, la vida llego para pasarte la factura, para hacerte vivir en carne propia las heridas que una vez sembraste en otra persona.

 

Sí, la vida poco a poco te coloca en el lugar y en los zapatos de quien una vez derramo lagrimas por tu presencia aunque estabas al tanto. Es entonces cuando empiezas a entender, vez la vida de otro modo y todo lo que te hace por no haber actuado de mala manera en el pasado, y es que a pesar de no hacerlo con mala intención estabas ahí presente para estorbar un poco en otra relación.

 

Ahora la vida te coloco de ese otro lado y eres tu quien no soporta los engaños, cuando por si sientas cabeza, vez como el otro no hace lo mismo por ti, se quedó en esa etapa que una vez viviste porque pareciera que se coloca de lado de la vida y te pasa una larga factura sin discutir.