No te confundas. No es inocencia.

A veces no es que me chupe el dedo, me lo estoy relamiendo.

La primera impresión siempre será eso “la primera”. Muchos cuestionan nuestra personalidad y quizás actitudes como los de una mujer tranquila, sensible y cautelosa, cuando en el fondo somos peores que satanás.

 

Imagen: Pinterest

 

Es verdad que la inocencia es un sinónimo de tranquilidad, pero para qué siempre estarlo si en realidad nuestro espíritu quiere enloquecer con el de alguien más. Aunque a veces ese alguien nos tome como tontas y nos quiera engañar, un error muy gastado hoy en día.

Jamás te dejes llevar por la primera impresión de una dama, aunque de frente seamos inocencia pura detrás siempre se esconderá un cisne negro tal cual como el de una película de seducción. Nunca subestimen las reacciones y las acciones de una mujer que a vivido lo suficiente como para mandar todo por el caño cuando algo no le gusta o ya no se siente a gusto con otro mortal.

 

Imagen: Pinterest

 

Cuando sabe lo que quiere y dónde esta parada buscara la manera de desaparecer cuando le vean solo la cara de inocencia sobre ella. Y es que eso se chuparse el dedo quedo en nuestra infancia, una mujer que sabe los cómo y cuándo en su vida tiene la seguridad pintada de pies a cabeza para tomar decisiones y pasar desapercibida.

No subestimes y menos te dejes llevar por la primera impresión, quizás eso que tanto llamo tu atención a la primera, te puede llevar a desvariar dentro de la habitación, quizás en la cocina o en la sala, incluso en el lugar menos pensado al que creías que una mujer con esa primera impresión no te podría hacer llegar.

 

Imagen: Pinterest