Nuestra imaginación, el mejor aliado para esos pensamientos.

Qué tal seria, si en vez de gastar algunos de nuestros días en preocupaciones y problemas que se pueden resolver, hacemos valer nuestra imaginación y crear acción

 

 

Una imaginación que incluso nos puede dar aportes financieros o placente-ros. Y es que el ser humano, no vino a la tierra solo a respirar y trabajar para seguir respirando. Existe algo más profundo que eso, escondido en algún rincón de nuestra mente y que poco nos atrevemos a experimentar.

 

Imagen: Tumblr.

 

Esa imaginación que puede salvar relaciones hundidas en la monotonía y el sedentarismo, las que parecen ir acabándose con el pasar de los años, aun sabiendo que viven siempre en nosotros pero que nos sabemos cómo aprovechar. Algunas consumen a personas hasta volverlos en criminales, pero qué sería si cambiáramos eso y dejáramos el orgullo tonto a un lado por no parecer débiles y esa imaginación formara parte de nuestra vida.

 

Imagen: Lipart.

 

No hay que ser un artista, solo un ser humano tan complejo y variado que puede jugar con cada uno de sus sentidos y a su favor. Más que simple, complejo y único aunque forme parte de la especie. Porque nuestra imaginación nos puede sacar de los peores momentos y hundirnos en aquellos donde florece el pecado, pero qué de malo tiene si nos saca sonrisas y exprime gestos de satis-facción.

 

Imagen: Culturacolectiva.

 

No hay que ser de otra raza o cultura, solo colocar a funcionar eso que tenemos que algún rincón guardado y lleno de telarañas, compartirlo con el más cercano a nosotros, quien nos hace vacilar y que perdamos el control.