Nunca he estado sola.

El dulce sabor de la soledad y libertad, porque no es lo mismo estar sola que sentirse sola.

Algunas de mis amigas a diferencia de mí, dicen nunca haber estado completamente solas, sacando las etapas de niñez y adolescencia donde aún vivimos con nuestros padres. Después de cierta edad van de una relación en otra, y nunca han estado completamente solas.

Imagen: Pinterest

Entonces yo me pregunto ¿no se aburren de estar siempre acompañadas? O soy yo la que se asfixia de solo pensar salir de una relación para caer en otra en un abrir y cerrar de ojos. Y es que ya lo confirme, muchas mujeres nunca han estado completamente solas por miedo a eso “estarlo”.

Imagen: Pinterest

Y aunque como dije, una cosa es estar y otra sentirse sola. Creo que una porción huye de eso, simplemente porque desde chicas vienen de estar acompañadas siempre por alguien, o por el contrario no. Odian el hecho de escucharse a sí mismas en sus silencios, y piensan que no estando acompañadas sentimentalmente por alguien no son nadie. Siempre existirán mujeres así.

Imagen: Pinterest

Te dicen “Nunca he estado sola” y con lo divinamente perfecto que es la soledad en todos sus términos. Y no es que quiera apuntarlas con mi dedo despiadado, solo quiero comprendan que a veces necesitamos recesos a solas, pausas llenas solo de nosotras, acostarnos sin esperar el mensaje de un caballero, y dormirnos sin tener que pensar en alguien, solo en nosotras mismas. Y creo que a eso lo llamaría una Soltería Perfecta, un estado civil con nosotras mismas para romper las reglas que queramos, sin tener que afectar a alguien más, es mejor arder sola en estos términos.

Imagen: Pinterest