Para noches peligrosas, amores frágiles.

Cuando la tentación está en puerta, frágiles son las piernas, frágil el corazón.

“Amor” palabra para la cual no consigo explicación alguna, es un parafraseo que te convierte en imbécil, que puede ser traído por alguien en cuestión de minutos o con el que pueden pasar años y aun así sigue igual.

 

Imagen: Weheartit

 

 

Son los amores que se encuentran a disposición del día y de la noche, ésta última quizás la más peligrosa entre dos. Mi concepto de amor frágil lo disfrazaría con dos personas aparentando trato de amigos pero que por dentro mueren por ser todo lo contrario, están a la intemperie de la catástrofe, pero de la catástrofe más perfecta, deliciosa y llena de adrenalina.

¿Cómo se puede vivir así? Envuelta en noches más peligrosas que tranquilas, al lado de una esencia masculina que te ve con deseo pero que tú solo quieres mantener al ras – yo misma me cuestiono esto-. Es entonces cuando mi concepto entra en juego, lo más frágil que entre dos personas pueda existir, hasta que una no lo soporte más.

 

Imagen: Weheartit

Entonces las noches se harán cada vez más peligrosas, llenas de intenciones, caballerosidad y atenciones. Seguirse manteniendo al ras resulta cada vez más complicado y difícil, es como querer tocar el fuego aun sabiendo que arderé en llamas.

Encontraré la respuesta traducida en acción para que esas noches no lleguen a ser pecado, pero; ese amor creado en la imaginación de ambos es como cordero entre la manada de fieras. Amores traducidos en amistades tratando de liberar lo que llevan dentro.

 

Imagen: Weheartit