Pídeme centímetros de menos y yo te pediré centímetros de más.

Es suficiente con que nosotras mismas odiemos esos centímetros de más que rodean nuestra cintura, ahora imaginar soportar, que digo soportar; escuchar que un hombre te pida reducir lo que ya a ti te atormenta desde tiempo atrás es un total acto de inseguridad.

 

Imagen: Weheartit

 

Y no hablo de un inseguridad por parte de nosotras, si un hombre se atreve a pedirte esto, es porque no está seguro de quererte como dice. Si bien es cierto que el hombre hace a la mujer y viceversa, creo que se debería llevar más a la práctica este tipo de palabras. Querer reducir contigo o ayudarte a lograr lo que tu no soportas es otra cosa, pero que lo hagan cuando tan siquiera a ellos les falta entre sus piernas lo que a ti te sobra en las caderas en realidad es de preocuparse.

 

Imagen: Weheartit

 

No digo que sea algo terrible, pero es más fácil ir al gym y controlar nuestra manera de comer que, ya saben aumentar algo que ya viene quizás un poco defectuoso de nacimiento. Y creo, bueno estoy totalmente segura que todos los hombres sienten este miedo a flor de piel, es su mayor preocupación que eso que los hace ser tan varoniles no cumpla las expectativas de su chica.

 

Imagen: Weheartit

 

Ahora imaginemos un escenario donde nuestro enamorado o conquista se preocupe más por ofender nuestros centímetros que por hacer valer los suyos, es para salir corriendo de inmediato, pues quien no te ayuda a mejorar mejor que no estorbe, una cuestión de matemáticas.