Por qué encajar, si naciste para sobresalir.

La mayoría nos empeñamos en ser igual al resto, no digo todos. Y por eso admiro a quienes van por ahí sin la palabra “pena” o “vergüenza” en su rostro. Personas naturales, silvestres, bellas y agradables. A las que no les importa el que dirán, personas que entendieron desde hace mucho que nacieron para ser diferentes y no encajar con el resto.

 

Imagen: Weheartit

 

De verdad admiro lo natural, lo que no necesita vestirse a la moda para encajar. Lo que realmente tiene grandeza y brillo para ser único y especial, no digo que “diferente” porque nada lo es, solo que vivimos en un mundo lleno de prototipos y si vemos algo alejado de ello lo marcamos de manera despiadada.

 

Imagen: Weheartit

 

Para qué encajar, para que nos esforzamos tanto en que la sociedad nos acepte si bien podemos ser lo que queramos, lo que nos guste, lo que nos nutra y haga sentir bien. Nacimos con un propósito individual que muchas veces tristemente perdemos en el camino, con un don propio que nos identifica y hace sobresalir.

 

Imagen: Weheartit

 

Entonces para qué queremos actuar y decir exactamente lo que el mundo exterior hace, si bien es cierto que sin querer nos dejamos arrastrar, también existe algo llamado madurez emocional que nos deja ser tal cual lo que queramos.

 

Imagen: Weheartit

 

Sé tú mismo, seamos únicos y poco comparables, dejemos las etiquetas y hagamos de este mundo algo mejor con nuestros actos. No tratemos de encajar si podemos sobresalir del resto de mortales que se empeñan en ser iguales al resto.