¿Por qué tu perro se pone tan contento al verte llegar?

Está comprobado que la compañía de esta mascota mejora el estado de ánimo, la salud mental y la condición física.

Los perros son considerados el mejor amigo del hombre porque son animales leales, cariñosos, y una agradable compañía. Esta mascota mejora el estado de ánimo, la salud mental y la condición física. Algunos canes, incluso, son utilizados en terapias para enfermos, debido a que son capaces de transmitir emociones muy positivas.

La evolución y la domesticación de estos canes ha traído muchos beneficios a nuestros antepasados, tanto en la caza, recolección, exploración, y otras actividades. En tiempos modernos, los perros siguen siendo grandes compañeros, que comparten su vida con sus dueños, ya sea para trabajar en los campos o compartir la rutina de casa en la ciudad.

Es así que existen perros policías, rescatistas y canes de asistencia; también hay mascotas a las que le gusta acompañar a sus dueños a realizar diversas actividades cotidianas. El vínculo que se genera entre el perro y su amo es especial y proporciona bienestar tanto física como emocionalmente.

¿POR QUÉ TU PERRO SE ALEGRA AL VERTE?
Los perros son grandes amigos y son el animal de compañía preferido para muchos porque se hacen querer. Los perros nos tratan de una manera particular, sin juzgarnos, por eso son considerados una de las mascotas más fieles.

Estos canes siempre nos acompañan en nuestras actividades y nos dan cariño cuando llegamos a casa después de un largo día de trabajo o estudios. Estas mascotas nos suelen recibir con alegría y se ponen felices al vernos. Pero, te has preguntado ¿por qué ocurre esto? A continuación, te lo contamos.

Según una investigación de expertos de la Universidad de Emory, el reconocimiento facial en el cerebro de un perro, activa las mismas áreas como en el cerebro de un mono o un humano. Esto es independiente a las “áreas de recompensa” que se estimulan por la anticipación de los alimentos.

“Lo que encontramos con el estudio es que los perros aman a sus dueños, y no sólo por la comida, les encanta la compañía de los seres humanos simplemente por su propio bien”, afirmó el investigador Gregory Berns, según Muy interesante.

Los expertos utilizaron resonancia magnética funcional (fMRI) para escanear el cerebro de los perros para registrar la actividad cuando se les mostró imágenes de rostros humanos y objetos ordinarios.

Cuando se les mostraron las caras, los lóbulos temporales de los perros se iluminaron mucho más. Estos hallazgos afirman que los perros pueden reconocer rostros humanos y caninos.

En ese sentido, el investigador Berns afirmó que los canes tienen una reacción positiva al olor de los humanos conocidos en comparación con otros olores, incluso los de otros perros. Los caninos pueden mostrar cuando están felices de ver a sus propietarios levantando sus cejas.

¿ES MEJOR ADOPTAR O COMPRAR UN PERRO?
Incorporar a un nuevo miembro a la familia es, primero de todo, un acto de responsabilidad, una decisión meditada y en la que se ha valorado bien lo que supone tener un perro en todos los aspectos, incluido el económico y la aceptación por todos los componentes de la familia.

Una vez meditado, si se decide tener un perro, sin lugar a dudas adoptar es la mejor opción. Es una excelente oportunidad para poder tener perro porque queremos disfrutar de la experiencia y al tiempo estamos mejorando tres vidas, la nuestra, la del recién adoptado que por fin tendrá una vida digna y la de un tercero que podrá ser rescatado y ocupar el lugar de nuestro perro en el refugio.

Cuando escogemos a un cachorro no tenemos ninguna garantía de un modelo de comportamiento. Sin embargo, cuando adoptamos disponemos de mucha más información sobre cómo es ese perro y si encaja en lo que buscamos.

¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR LA RAZA DEL PERRO?
Debemos valorar si nuestro modelo de vida es muy activo o, por otro lado, es más bien relajado y nos gusta pasar mucho tiempo en casa. También hay que tener en cuenta si tenemos niños en casa o personas mayores.

Todo ello nos ayudará a elegir de forma correcta al que más fácilmente puede adaptarse a nuestra familia. Debemos escuchar lo que nos recomiendan los cuidadores del albergue, porque son los que mejor conocen al perro, y hacer un mix entre sus consejos y lo que estamos viendo.

También es conveniente valorar el estado emocional del perro que elegimos, si tiene algún problema de comportamiento y nuestra experiencia con perros. Todos son adoptables. Y todos van mejorar, dejando atrás su pasado. Pero si se tiene poca experiencia, es mejor que el perro que se escoge no suponga un reto demasiado alto al principio.

 

Fuente:publimetro