Mi primera cita con un desconocido

Después de semanas de conversar con él, me propuso la idea de vernos. Tener una cita y comprobar si la pasamos tan bien como lo hacíamos por el chat. Se dice que algunas personas son diferentes a como se muestran a través de una pantalla. Nosotros íbamos a comprobar si esa química era real. Coordinamos para ir al cine, aunque pensé que no sería buena idea porque no podríamos platicar mucho.

 

Imagen: Pinterest

 

 

 

Estaba un poco nerviosa y ansiosa, dice que cuando sientes temor y a la vez te hace feliz, quiere decir que estás haciendo lo correcto.

 

Imagen: Pinterest

 

 

 

Yo no acostumbro llegar temprano, esta vez fue la excepción llegue media hora antes de lo acordado y el tiempo se pasó se prisa whatsappeando con mi mejor amiga contándole como me sentía y lo que esperaba de la cita. Otra razón por la que acudí antes a la cita fue que, quería verlo llegar, quería reconocerlo antes que él a mí, quería ver cuál era su estilo de vestir, como caminaba. Pero la verdad era que no tenía idea por donde aparecería. Mis ojos estaban muy abiertos y expectantes a todo hombre que podría ser él.

 

Imagen: Pinterest

 

 

De pronto recibí un whatsapp de él: “Ya llegué, donde estás? “; quedamos encontrarnos en la única pileta del centro comercial, le respondí: “Estoy en la pileta, más bien donde estás tú que no te veo”.  Era obvio que estamos en lados opuestos de la pileta, así que fuimos al encuentro del otro lado. Y lo vi, era más joven que en su foto y eso me gusto, no sé porque nos llevábamos cinco años de diferencia. Realmente su edad era lo de menos, él no sé que habrá pensado de mí, pero creo que le gusté. Era recíproco.

 

Imagen: Pinterest

 

 

En la cartelera no se encontraba ninguna película que me gustaba  así que él eligió una de superhéroes. No estuvo tan mal, él era agradable, al terminar la película me invitó un helado, la conversación  giró en temas de películas, teatro, anécdotas, que estaba leyendo o cual fue el último libro que leí, y era fluida aunque por segundos nos quedamos en silencio pero no resultaba incómodo. Al final de la cita quedamos en que tendríamos otra.