Que se coman las sobras de mi inocencia.

Esa que perdí hace mucho, la que regale con unos cuantos besos y caricias. La ingenuidad hecha carne y hueso que una niñez simple y bonita me regalo.

 

Imagen: Weheartit

 

Que se coman las sobras que quedan de lo que una vez fui, porque ahora voy por más con sed y hambre de nuevas aventuras. De explorar entre ríos y montañas, en la playa o en algún bar; regalo eso que muchas veces no me dejaba avanzar. Porque tengo ganas de que me besen y de besar, por lo que seguiré de aventura en aventura hasta que me vaya de aquí.

 

Imagen: Pinterest

 

No quiero que queden esas sobras por ahí, seria revelar mi pasado elaborado de desventuras, nostalgias y un par de bobadas más; porque después de tantas cosas buenas y espectaculares quedan pocas sobras de un pasado bien vivido, de una inocencia que se calló de mis manos.

 

Imagen: Weheartit

 

Cuento mis pecas y lunares junto a los años en mi identificación y es como si todo conspirara a mi favor, con el tiempo y las acciones las experiencias llenaron mi cartera. Todo empezó a tomar su mejor ritmo y pude darme cuenta que muchas cosas han sucedió en pro de lo que ahora vivo.

 

Imagen: Weheartit

 

Esa inocencia perdida, hace percatarme de cualquier bandido con ínfulas de súper héroe queriendo salvarme, pues pase de ser la joven inocente y sencilla a la consecuencia más perfecta y preparada que la vida ha hecho cuando me tuvo en sus manos.

Por mi parte que se coman las sobras de una inocencia ya perdida, pero bien vivida.

 

Imagen: Weheartit