Yo quería ser la musa

De adolescente  la mayoría de las chicas sueña con ser inalcanzable, una diosa, la más bella,  admirada por todos y todas, así poder llenar ese ego de la edad de la primavera. Yo siempre quise ser la musa de un joven escritor, eso que parecen despistados pero se ven tan sexy que no se dan ni cuenta. Quería perdurar en el tiempo, que jamás se olvidara de mí y ser la inspiración de sus escritos, de sus poemas, de cualquier pensamiento que se le viniera en mente.

 

 

Imagen: Weheartit

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

Citas como estas me hubiera gustado que escriban a mi nombre

“No te enamores de mí, puedo convertirte en poesía y serás inmortal” ― Tumblr

“La mujer musa es la de carne y hueso.” ― Rubén Darío

 

 

Porque se dice que un escritor no olvida siempre recuerda con especial cariño a la musa que lo “iluminó” y cada vez que necesita busca en sus recuerdos y vuelva hacer poesía por la musa. Fantaseaba con ser la protagonista de sus novelas, ser la serendipia para sus libros de historias de amor o desamor que le contaría al mundo.

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

Ahora todo ha cambiado, yo soy la que escribe y la que los hace eterno, la que recuerda cada detalle, las anécdotas malas y buenas para poder inspirarme. Revivo los momentos y los sentimientos. No hay ninguno del que no haya escrito, para mi cada uno fue especial. Que irónica es la vida, yo quería ser la musa y terminé encontrando inspiración en otros.

 

 

Imagen: Pinterest