Quien sí, quien no y definitivamente quien nunca.

Aplica para amores, amigos e incluso familia.

 

Sí, a esta altura de nuestra vida, ya deberíamos estar al tanto de quien “si” esa persona que de verdad aporta algo en tu vida sin ni siquiera tener necesidad de pedírselo. Personas que son capaces de dar algo muy preciado llamado tiempo y que sin importar cuál sea el tipo de relación contigo están ahí para ti, te recogen del piso en los peores momentos y te brindan un hombro en donde llorar después.

 

También deberíamos estar al tanto de quien en definitiva ya es un rotundo “no” esos que en vez de sumar restan a tu vida, a los que lastimosamente les has dado mucho de ti pero que solo tomaron eso como un derecho que les correspondía y te dieron la espalda a penas tú diste eso por ellos.

 

Con este tipo de personas posiblemente existan las segundas oportunidades, en el cual los familiares serian una opción factible, al igual que las amistades, que si bien en cierto siempre surgirán algún tipo de episodios negros con ellos. Pero, en definitiva los amores y digo estos últimos, quizás son los que en gran parte ni siquiera merecen una segunda y menos tercera oportunidad, él nunca es exclusivo para ellos, más para esos que te trataron como un pusilánime en esta sociedad.

 

Así que, ya es hora de que empieces a diferenciar quien merece un sí, un no o incluso un nunca, así como las situaciones y las acciones que se presenten a lo largo de tu historia.