Quien te quiere lucha por ti, no lo da todo por perdido.

Cuantas veces vemos parejas separándose de lo más normal, algo que debe ser así.

 

Dejar ir cuando ya no se quiere, cuando no existen sentimientos de por medio, de ser así es mejor cortar las cosas por lo sano. Pero, existen quienes se aferran un poco a algo que tiene todas las posibilidades de no tener solución, sencillamente si alguien te dejo ir fácilmente es porque ya no siente lo mismo por ti.

 

Si no lucho, sino fue capaz de buscar explicaciones o dar sus propias conclusiones, sencillamente vio la oportunidad que tú mismo le diste para dejarte ir. De qué sirve lamentarse entonces, cuando en menos de un abrir y cerrar de ojos ya vez a esa persona con otra a su lado pasar como si nada, y aunque no lo veas, lo sabes.

 

Una persona lo da todo por perdido cuando se da cuenta que no es realmente feliz, y que eso que creía llamar amor no es más que una costumbre matutina. Porque tal vez solo uno de los dos lo estaba dando todo por el todo, mientras que el otro solo se divertía un poco e incluso se aprovechaba de ti. Lo peor del caso es que en la mayoría de las historias esta misma persona termina siendo la víctima en la relación.

 

Se victimiza, se persigue ella misma como la persona engañada y maltratada moralmente, la que siempre dio más. Y aunque no sea una juez en estas cosas del corazón es fácil deducir cuando en una relación todo está más que perdido.