Quiero enredarme en tus piernas

Ven, acércate. Bésame mucho. Mucho. Tanto hasta que me hagas olvidar lo infeliz que he sido por haberte encontrado tan tarde.

Voy a entregarme a  esta noche hundida entre tus besos. Deseo olvidarme de hablar, quiero enredarme en tus piernas y ya no recobrar el sentido hasta que juntos explotemos.

No te retengas, no te abstengas, no te detengas. Bésame mucho, bésame y olvídate del mundo. Esta noche es nuestra. Esta noche nos pertenecemos. Esta noche nos merecemos gritar extasiados.

 

 

Esta noche nos pertenecemos. Esta noche nos merecemos gritar extasiados.

Quiero enredarme en tus piernas y olvidar nuestras vidas. Deseo olvidar que no eres para mí, olvidar que mañana regresarás a tu vida y que yo debo regresar a la mía.  Necesito olvidar que no debemos dejar a nuestras parejas, necesito olvidar que estamos obrando mal, olvidar que nos enamoramos a destiempo.

Te prometo que hoy seremos los amantes más locos del universo.

Sentimos no tener el valor suficiente de ser felices juntos.

Te prometo que por ti he sido la mujer más feliz desde que te conocí. Contigo olvido mi situación real, contigo olvido que vivo presa sin saber exactamente por qué no me escapo de esa celda. Lo siento, sé que ambos lo sentimos. Sentimos no tener el valor suficiente de ser felices juntos.

 

 

Pero callemos. Que sean nuestras pieles, nuestros besos, nuestras manos hablando. Que nuestra respiración susurre todas las palabras que agotados ya no podremos decir.

No sé si después de esta noche logremos soportar continuar.

Te amo, y por ello quiero disfrutarte esta noche porque no sabré si será la última. No sé si después de esta noche logremos soportar continuar.

Ven, acércate. Bésame mucho. Mucho. Tanto hasta que me hagas olvidar lo infeliz que he sido por haberte encontrado tan tarde.