Quiero pensar que le sobrara a ella y me faltaba a mí.

 

Imagen: Weheartit.

 

Mentes que aunque piensen algo distinto, todas sienten lo mismo. Una tal vez no se complique tanto, y prefiera saltase unas cuantas hojas de un libro que hace tiempo ya escribió, la otra sencillamente se limita a pensar con odio, desprecio y desdicha por lo que la antigua mente le hizo, pero la tercera; esa quizás sea la más complicada, incluso de entender.

 

Imagen: Weheartit.

 

Una mente que prefiere alejarse con tal de que terceros no salgan perjudicados, pero que no se atreve porque quiere aventurarse, no quiere que el día de mañana algo le diga “te hubieses arriesgado”. Sin duda una situación que, aunque para el resto de mortales solo tenga una descripción, yo creo que es un amor extraño y sincero.

Cómo se le hace para separarse, para mantenerse ausente si cada día eso crece y crece. Cuando te sientes tan bien con esa otra persona, y que a pesar de todas las circunstancias entre ambos, está más cerca de ti que de ella. Cuando tratas en lo posible por mantenerte al margen, por no enredarte más, pero no se logra fingir esta ecuación, entonces quiero pensar que le sobraba a ella y me faltaba a mí.

 

Imagen: Weheartit.

 

Así de confuso es esto, porque cuando hay tantos momentos y abrazos sinceros de por medio, sabes que lo que sienten es sincero. Cómo hacer entonces para no sentirse incomoda cuando situaciones como estas se colocan sobre la mesa, me aferro entonces a creer que tal vez no era para ella, y me hacía falta a mí.

 

Imagen: Weheartit.