Quisiera tenerte a mi lado o encima, no importa.

Antes prefería la cama solamente para mí, pero desde que apareciste en mi vida los espacios no importan y ella paso a segundo plano – yo, hablando del pasado -.

Imagen: Weheartit

 

Pero cruelmente estas lejos, en algún otro rebaño; quizás tu cabeza descansa en el pecho de alguien más y otras manos suavizan tu cabello, tu piel. Pero sin importar la distancia, te pienso y te sueño como en ese ultimo Enero que compartimos una vez.

Quisiera tenerte a mi lado o arriba estaría bien, pero esa distancia entre el pecho de los dos se hace más larga entre tantas fronteras. Aun así no me importa soñarte un rato y recordar lo que una vez fue, las risas, los murmullos y las miradas que se perdieron muchas veces en mi cama.

 

Imagen: Pinterest

 

Es agotador estar sujeta de los recuerdos y los deseos, de cómo en este momento quisiera tenerte a mi lado. No importa si en el presente no estas, lo cierto es que en este preciso momento deseo estés aquí, junto a mí. En un espacio de mi cama que aun te pertenece, esa que no conoces pero que te llama en la distancia.

 

Imagen: Weheartit

 

Y es que más que los hilos de una sábana, existe uno entre los dos muy difícil de romper. Vez entonces, cómo aun mantienes esa parte cursi en mí, la que aparece en el momento menos pensado, incluso si estuviese sobre mí; pues esas imágenes de carcajadas y cosquillas que me obligaban a morir y revivir aparecen de la nada.