Razones para decirte que no quiero salir contigo

Todavía no logro entender la razón por la que hay hombres que se enojan con nosotras cuando les rechazamos una invitación a salir.

Todavía no logro entender la razón por la que hay hombres que se enojan con nosotras cuando les rechazamos una invitación a salir. Bien sea plan comida o plan fiesta, hay ocasiones en las que las mujeres simplemente no queremos salir y ya. Eso no es motivo para que hablen mal de nosotras, o para que se sientan demasiado ofendidos y nos miren mal cuando nos crucemos en la calle.

Debido a esto, y a la inconformidad de los pobres hombres que se sienten rechazados y maltratados cuando les decimos un ”No”, es que me animo a explicarles de manera específica el por qué he dicho que no a su invitaciones.

Decimos que “No” porque no se nos antoja salir con ustedes.

Primero, y principalmente, decimos que “No” porque no se nos antoja salir con ustedes. Lo sé. Sé que eso duele en el maldito orgullo egocéntrico de macho alfa, lo siento, perdón, pero es que si no quiero, ni sus palabritas rebuscadas me convencen. Fin. Ya, esas son todas las razones. ¿Qué esperaban? ¿Una lista interminable?

 

Estamos en una sociedad en la que se cree que se debe acceder a los hombres porque sí y porque sí.

Estamos en una sociedad en la que se cree que se debe acceder a los hombres porque sí y porque sí. Pero yo no pienso así, y ninguna de ustedes debería sentirse obligada a estar con nadie, a salir con nadie, a conversar con nadie si no les apetece. No hay que dar mayor explicación del tema.

El mundo no se va a acabar si nos negamos a un hombre, al contrario, nos estaríamos salvando de sus garras.

Así que mujeres, relájense que no pasa nada. El mundo no se va a acabar si nos negamos a un hombre, al contrario, nos estaríamos salvando de sus garras.