Revelar nuestro pasado, miedos, sueños, pensamientos y espíritu… eso si es desnudarse.

Para quienes creen que desvestirse es estar desnudo, existe algo más fuerte que esto. Mostrar cada parte de nosotros es más que solo hablar o exponer en acciones, es desnudar el alma y el pensamiento, enseñarle al otro nuestra esencia e incluso nuestros puntos débiles.

Imagen: Weheartit

Es como ir a la guerra mostrando nuestra forma de ataque antes de pelear, darle la prioridad al enemigo para que nos destruya y haga de nosotros lo que se le venga en gana y en el amor muchas veces somos así. Y no es solo desnudar nuestros cuerpos en una cama, es mostrarle al otro ser tus temores y conflictos internos todo eso que te agota constantemente sin parar.

Imagen: Weheartit

Ilustrar ese pasado blanco y negro de tu mundo, porque enseñar los colores de tu vida es algo que no tiene precio, aunque pocos lo valoren. Tus días buenos y los no tanto, tus sueños y todo eso que te quita el sueño por las noches y hace que quieras a veces recaer. Ser tú en cada momento y más de lo que puedes enseñar es en realidad desnudarse, no hay necesidad de quitarse ninguna prenda de encima pues ser solo tú es suficiente.

Imagen: Weheartit

En definitiva a veces nos desnudamos sin querer y delante de personas que no valen la pena, pero después de hacerlo entrar en pánico por el error cometido y después de un par de lágrimas entiendes que la lección fue buena y que no todo el mundo merece observar tu transparencia, porque esta solo está hecha para quienes observan de la misma manera que lo haces tú. Porque eso somos, colores y transparencias un matiz de todo un poco, los cuerpos desnudos de nuestra alma.

Imagen: Pinterest