El secreto es amar sin aprisionar

El mayor culpable de que una relación se termine no es la falta de amor sino nuestra falta de seguridad con lo que tenemos.

Muchas veces las relaciones se acaban no por falta de sentimiento, sino porque nos hartamos de que nos agobien con celdas imaginarias. Es verdad, muchas lo pueden confirmar. A veces el mayor culpable de que una relación se termine no es la falta de amor sino nuestra falta de seguridad con lo que tenemos. Nos da tanto miedo perder a nuestra pareja, que nos convertimos en personas inseguras, celosa, meticulosas, y muy temerosas de lo que puedan hacer cuando no están a nuestro lado.

 

 

Sé que muchas se están sintiendo identificadas bien porque a ellas las agobiaron, o porque ellas fueron las que agobiaron. Por eso el secreto es amar sin aprisionar, sin creernos dueños de nadie porque al aprisionar, solo estamos alejando.

Evita aferrarte a tu pareja. Quiérela. Cuídala. Respétala. Pero es importante que lo hagas sin creer que tu pareja es una necesidad básica para ti.

El secreto es amar sin aprisionar.

Nunca olvides amarte antes que a nadie, si lo olvidas, te haces dependiente a otra persona, y eso tus emociones lo cobran caro.

Así que si has sentido que tú has aprisionado, o estás aprisionando, ten cuidado. La situación se te puede salir por completo de las manos, y el caos que ocasionará será tremendo y quizás te dañe mucho.

Y si ves que no puedes con ello, de que te sobrepasa, háblalo con tu pareja, busquen ayuda. Te aseguro que hablándolo, esa otra persona entenderá porque el secreto es amar sin aprisionar.