Si decides verte bien, pórtate mal.

Si quiere lucir diferente, brillante, alucinante, espectacularmente bien; sencillo, pórtate mal.

 

 

Imagen: Weheartit.

 

De los estereotipos de niña buena, de buscar nuevos outfit tratando de disfrazar lo que eres por fuera. A veces no es necesario la mejor ropa o el mejor perfume, solo basta una pizca de mal comportamiento. Algo que nos haga salir de nuestra zona de confort, de lo ya conocido, con que sentirnos plenas, satisfechas, en el punto exacto donde nuestra adrenalina llego a su mayor cúspide.

 

Imagen: Weheartit.

 

Y con esto no te estoy pidiendo que te aloques y hagas algo extremo, si decides verte bien lo único que necesitas es portarte mal por un rato, así no lo vuelvas hacer. Acciona tus sentidos con algo que tal vez nunca pensaste harías, atrévete y sal de ese closet de una vez.

 

Imagen: Kaylagraphics.

 

No necesitas mostrar tu piel a todo el mundo con algún escote a la moda, solo mostrarle a una sola persona eso que tal vez te cause intriga, salir con esa otra alma perdida y quizás tocar un timbre y salir corriendo después, o hacer todo el ruido necesario para que tus vecinos escuchen que estas más viva que ellos tal vez.

 

Imagen: Blogspot.

 

Porque cuando decidas portarte un poco mal, te darás cuenta que aun respiras. Si decides verte bien, empieza por lo que te hace sentirlo de esta manera, eso que aunque creas puede perjudicar a alguien más, tal vez sea un arrepentimiento el día de mañana si no lo haces ya.