Si no juegas con fuego… morirás de frío.

De vez en cuando nos podemos portar mal.

Muchos –me incluyo- sufrimos de algo a lo que yo llamo… pensar…pensar… y pensar… pocas veces logramos separar nuestra mente de nuestro cuerpo y nos dejamos llevar por lo que él nos pide, vivimos diez años más adelantados sin percatarnos que estamos dejando de desfrutar el presente.

 

Imagen: Weheartit

 

Ser futurista está bien, pero ir demasiada prisa con nuestra mente y dejar a un lado el disfrute total del presente no está bien. A veces es necesario calentarse un poco y dejar el frío para esas ocasiones donde solo queremos permanecer guardados en cama junto a esa persona.

 

Imagen: Pinterest

 

Si no jugamos con fuego nunca sabremos la adrenalina que se siente cuando la emoción y la calentura se apodera de nosotros, no sabremos lo que es vivir en carne propia el calor que nosotros mismos liberamos y cómo se junta con el de la otra persona.

 

Imagen: Weheartit

 

En definitiva hay que portarse mal, dejarse llevar por las circunstancias y la ruleta rusa que es esta vida, de qué serviría estar totalmente estáticos y fríos, moriríamos sin las suficientes experiencias para que nos hagan reír de ancianos. Hay que dejar de pensar tanto, aunque incluso yo misma dudo de mis palabras, el fuego es bueno, te hace sentir vivo y si no, te revive de una vez.

Debemos explorar y conocer esa llamarada que llevamos guardada o que en algún lugar tenemos, y ya saben compartida es mejor, así ninguno morirá de frío en la acción.

 

Imagen: Pinterest