Simplemente ha dejado de tener importancia cada palabra que dices

Ya no te extraño más…

Fuera de mi vida, no me digas cosas que ya no importan, no me digas cosas que ya no me pesan que ya no te extraño más, que ya no tienes efecto en mí. No creíste que sería eterna aquella sensación de vacío cuando me dejaste, ¿o sí? ¿En serio creíste que iba a pasarme el resto de mi vida añorando a un hueco en la cama? Pues te cuento que no fue así. Si antes dormía de un lado de la cama, ahora duermo diagonal, para ocupar toda mi cama, para ocupar toda mi vida.

Y qué bien se siente ya no sentirme castigada por tu abandono

Ahora soy solo yo, y qué bien se siente ya no sentirme castigada por tu abandono. La vida te puso en mi camino y la vida misma te quitó de él. No puedo estar más agradecida por los momentos vividos juntos, pero no vuelvo volver contigo. Ya no te amo, ya no te siento en mi pecho, ya no me dueles.

 

 

Perdón que te lo diga, pero lo mejor que hiciste por mí fue dejarme. Parece extraño, pero desde que me dejaste, corro a mi velocidad, voy a mi ritmo, a mi tiempo. Nadie tiene que saberlo, nadie puede imaginar a veces sé es feliz en medio del dolor. Uno es feliz pero no lo entiende, no lo ve, no lo acepta.

Desde que me dejaste, corro a mi velocidad, voy a mi ritmo, a mi tiempo

No quería perderte, te lo dije demasiadas veces, pero estabas tan enfocado en ser feliz de otra manera, que te olvidaste de entenderme, de preocuparte por mí, y aunque sé que querías, no te bastó para creer en nosotros, y te fuiste detrás de una aventura arriesgada, y sufrí por ello, te rogué tantas veces que las estrellas del cielo no alcanzan para enumerarlas. Te creíste grande cada vez que te buscaba, pero todo siempre llega a un final.

Y mi amor por ti se acabó como se seca el agua de un florero

Y mi amor por ti se acabó como se seca el agua de un florero. Ya no te extraño más. Ya no quiero jugar a la niña que necesita protección. Ya no importa lo que me digas, no tiene significado para mí, no me duele ni me hace feliz, simplemente ha dejado de tener importancia cada palabra que dices.