Sin confianza no existe ningún tipo de relación

Cuando la confianza se rompe nada vuelve hacer como antes, aunque este perdonado, aunque ha pasado tiempo, aunque se esté olvidado.

Imagen: Pinterest

 

 

 

La relación que tuviste con esa persona, sea tu pareja, algún familiar, amigos de todo la vida, tu jefe, tu suegra, etc;  cambia el lazo que los unía porque tienes la certeza que si unas vez te falló puede volver a repetirlo por más que diga lo contrario sabemos que puede suceder en cualquier momento o cuando menos de los esperas te clava el puñal en la espalda y otra vez vuelve a pedir perdón y jurar que no se repetirá, que fue la última vez.

Imagen: Pinterest

 

 

 

La perjudicada también somos nosotras, porque vivimos alertas que uno de los nuestros nos pueda traicionar. La incertidumbre se hace presente en nuestra vida. Nos afecta porque no nos deja ser auténticas sino tenemos que aparentar para comprobar quien sí y quien no es leal con nosotras. Y por ser así a cuantas personas que no merecían ser tratadas con desconfianza hemos tratado mal.

Imagen: Pinterest

 

 

 

Perdonar una deslealtad está bien y sino no lo haces procura hacerlo antes posible porque si no cargarás con el peso de la intranquilidad. No malo es que esta persona siga en tu vida después que faltará tu confianza. Tú tienes que darte cuenta que te resta más que suma en ti. Aunque duela tienes de alejarte de él o ella, elimina todo contacto con esa persona.

Imagen: Pinterest

 

Es cierto que a veces hay que dar una segunda oportunidad pero cuando la confianza se acaba no hay nada que se pueda hacer para recuperarla.