Sobrevivir a un amor no correspondido

Seré breve en esto, intentaré hacerlo por pasos. Vamos a ver qué tal me va.

Lo más importante es aceptar que esa persona no te quiere. No te quiere y no hay nada que hacer. No puedes forzar a nadie a que te quiera. No puedes forzarte a ser alguien que no eres para lograr sentimientos que a la otra persona no le fluyen naturalmente. Si no te ha querido siendo tú, no vale la pena que se interese en una versión falsa de ti. Es importante aclarar que lo más fundamental en una relación es aceptarse exactamente en sus versiones originales.

No victimarse luego de aceptar que no te quieren. Normalmente lo que hacemos es hacernos los sufridos, a los que les duele el corazón y que por eso no podemos amar nunca a nadie más. Eso es falso. Sí podemos volver a amar. Sí podemos ser felices. Todo es transitorio, nosotros somos transitorios en el mundo. Las personas van y vienen. Las personas vienen, se aprovechan y se van, pero igual salimos a flote, ¿por qué? ¡Porque somos guerreros! Así que nada de derrotarse aunque duela todo. A mí también me ha dolido todo, pero aquí estoy, luchando por mis sueños, por mis propósitos. Hay muchos motivos por los que seguir adelante, pero el principal de todos ellos, es el amor propio.

No mendigar absolutamente nada, mucho menos te acuestes con alguien solamente porque crees que esa es una forma de estar cerca. Creo que acá no hay mucho que decir. Si esa persona te ha hecho saber de muchas maneras que no te quiere, o incluso te lo ha dicho claramente, pero aun así sigues acostándote con ella, estás mendigando migajas de algo inexistente. Esa otra persona se acuesta contigo porque tú se lo permites, porque se deja llevar por los instintos naturales de su cuerpo, pero no porque en el fondo exista algún tipo de sentimiento hacia ti. De una u otra manera, te está usando para satisfacer sus necesidades. Y si de casualidad esa persona te dice que des tiempo, que esperes a que nazca algo de ella hacia ti, ¡huye! porque te está manipulando. Es un táctica ancestral decir “espérame que te quiero luego” para obtener lo que se desea.

Dejar de escribirle. Esto es fundamental, y no es necesario eliminarlo de tus redes sociales. Aunque claro, si lo crees conveniente, hazlo. Si dejas de escribirle, te estás dando la oportunidad de seguir adelante. Demuéstrate que hiciste paso a un lado para caminar por un sendero diferente al suyo.

Sal a vivir tu vida. Es difícil hacerlo, lo sé. Y al decir vivir tu vida no me refiero solamente a fiestas, cada quien tiene su forma de vivir. Me refiero a darte oportunidad de mirar al frente y descubrir que aún existen grandes posibilidades para olvidar, para continuar, para dejar atrás. Solo caminando hacia delante, podemos ver más de cerca la vida que nos espera. Y estas oportunidades nuevas no tienen que ser necesariamente amorosas. Hay muchas razones para continuar viviendo y sobre todo, para creer que puedes ser feliz.

En estos pasos quise resumir cómo fue mi proceso, y me funcionó. No lo hice de un día para otro, pero se pudo, ¡sí pude! Sí se puede sobrevivir a un “amor no correspondido”. Quizás en nada les ayude esto, dicen que cada quien lleva su dolor de la forma en la que mejor le parezca, pero como lo dije al comienzo, esto es una manera de contar algo personal, y de que sepan que detrás de la poesía que leen, hay una mujer muy humana, muy débil, muy imperfecta que día a día lucha contra sí misma y contra cualquiera para ser libre y muy feliz.

Pienso seguir adelante, pienso ser mi propio amor. Sé que son infinitas las posibilidades de ver el sol y no acepto un “no puedo ser feliz” de mi parte.

Si te ha gustado este artículo o si conoces a alguien que se pueda identificar, comparte esto en tus redes sociales. O envíaselo a un amigo.