Soledad con amor. Una mezcla.

Un grave error de la sociedad hoy en día. Hoy mañana y siempre.

Confundimos nuestro estado de ánimo con aquello que merecemos y fatalmente caemos en los brazos de lo equivocado, estamos llenos de un pasado amoroso trágico al que no le hemos cerrado la puerta esperando que vuelva y se inicia un camino muy diferente al ya transitado.

 

Imagen: Weheartit

 

Pero seguimos confundiendo soledad con amor, al vernos acompañados por alguien más esa sensación extraña empieza a nacer de la nada. Confundimos y lo seguimos haciendo porque nos gusta, por sentirnos bien y a gusto con la persona que se nos cruzó en el camino.

 

Imagen: Weheartit

 

Aprovechamos cualquier oportunidad que se presente para estar ahí junto a él, y a veces por situaciones externas por más que queramos alejarnos algo muy diferente nos empuja sin pensar. Entonces llega ese momento incomodo donde nos preguntamos si en realidad es soledad o las cosas ya tomaron su cauce natural. Si nos dejamos llevar estamos a la merced de perder eso qué; aunque nos haga sentir solos nos agrada sentirlo así, de lo contrario; no existe un “de lo contrario”, caemos completamente ante los brazos de un cariño que creció con el tiempo y las desventuras, producto de una soledad.

 

Imagen: Weheartit

 

Esa soledad que por más que nos atormente hace falta. Una soledad ensordesodora pero que nos llena la cabeza de ideas y claridad, de toda esa claridad que en momentos de la vida como este te sirve mucho. Al final, mezclar fue lo mejor que nos ocurrió.

 

Imagen: Weheartit