Soledad, la enemiga silenciosa de los hombres.

Y me atrevo a deducir que el mayor temor de un hombre es quedarse solo.
Son pocos los hombres que he visto disfrutan de su soledad, y aun así creo que tienen sus cuantos amores ocultos, una vida paralela. Prefieren sus horas de locura al lado de alguien así no sepan su nombre que estar completamente solos.

Imagen: Weheartit

Creo que el miedo a estar completamente solo los invade, es por eso que andan como las abejas de flor en flor. Buscan un amor por aquí y otro por allá, les encanta sentir unas piernas femeninas entrelazadas con las de ellos, un beso al despertar y un abrazo a media mañana. No es tanto un temor si no costumbre, el hecho de tener a alguien a su lado así no sea todo el tiempo les hace sentir cómodos y refugiados.
Siempre esperan una acompañante al final de la tarde, y solo cuando se sienten muy agobiados, y cansados prefieren estar solos en su habitación con una cerveza al lado. Claro que la soledad les agrada de vez en cuando, pero cuando sienten como poco a poco se apodera de ellos entran en pánico y prefieren salir corriendo como el pequeño niño de mamá a buscar sus brazos, solo que aquí la figura femenina es todo lo contrario.

Imagen: Weheartit

La mayoría de los hombres se refugia en sus amigos, fiestas, trabajo y el deporte; si bien es cierto que saben lidiar con la soledad no les gusta en lo absoluto; muchas veces prefieren estar mal acompañados que estar completamente solos, tal vez por eso les es difícil culminar una relación. Prefieren el terrible atajo de la costumbre que la desdicha a estar solo.

Imagen: Weheartit

Sin duda es su enemiga silenciosa, al sentir cerca su presencia salen en busca de un refugio disfrazado de mujer, o incluso de cualquier otra cosa, buscan la distracción en cualquiera de sus formas. Aunque digan que somos nosotras el sexo débil sabemos lidiar más con esta enemiga, creo que para nosotras no es solo eso sino una fiel acompañante de la madurez, reinicio y formación, la mejor forma de conocernos. Por el contrario ellos seguirán huyendo de esa su enemiga, para seguir refugiándose en los brazos y las piernas de alguna fémina. Y tener un pretexto más para seguir haciendo de las suyas.

Imagen: Weheartit