Somos pintoras de sabanas.

Una vez al mes nos convertimos en artistas plásticas, algunas veces si quizás en otras no, pero en definitiva esto es una de las cosas que nos hace ser mujeres.

 

Imagen: Pinterest

 

Una vez cada mes, nos convertimos en una máquina de emociones, estamos bien y mal de repente, y aunque quizás esto en nosotras sea muy normal, en esos días si existe un poco de compasión por nosotras, tenemos todo el derecho de ser una bomba de tiempo y por ello unas artistas sobre las sabanas.

Esos días donde nuestras ganas se van en pique, bueno; creo que a la mayoría nos sucede esto, quizás algunas les suceda todo lo contrario y por más de que su cuerpo este dando el resultado de un útero lleno de trabajo las ganas por enredarse entre las piernas de un fulano aparezcan con más ánimo.

 

Imagen: Weheartit

 

Y es que en eso quiero hacer énfasis, si bien es cierto que en esos días nos sentimos desaliñadas, malhumoradas e incluso un poco sucias pues nuestro cuerpo está siendo una total fuente de color rojo, también estará la tentación al lado. Será adecuado liberar el cuerpo en ese momento donde él mismo está liberando otra cosa, los desechos de un útero que por días hizo su mejor labor.

A lo que creo, es una cuestión personal, porque cuando existe la plena confianza en el otro la vergüenza queda a un lado, como también; cuando el respeto del individuo del sexo opuesto por tu cuerpo entra en la jugada las cosas se calman para después de los cinco días en los que tu útero deja de maltratarte por dentro.

 

Imagen: Weheartit

 

Más allá de lo que pueda suceder durante estos días, no cabe la menor duda de que sin querer nos convertimos en artistas sobre las sabanas, algo muy nosotras, natural y perfecto de lo que ninguna puede verse librada.