Soy una ternura con mal carácter.

Ser mujer ya es un tanto difícil y complicado, pero; tener esos cambios de humor es otra historia. 

Sí, hay días en los que fácilmente puedo correr sobre la grama del jardín con una sonrisa en el rostro, pero de momento todo puede cambiar, algún hecho cercano o la influencia de terceros puede cambiar bruscamente mi forma de sentir, de pensar.

 

Imagen: Pinterest

 

No sabría si lanzarle toda la culpa a las hormonas o tal vez a ese temperamento que me caracteriza, tal vez sea un error de fábrica producto de la genética familiar. Al final siempre soy yo quien sufre las consecuencias de unos cambios de ánimo que quizás sean culpa de mi signo zodiacal.

No creo ser la única claro, pues quien se identifica conmigo sabe que vivir de esta manera es un tanto complicado, y no es una enfermedad pues en el fondo durante el proceso de ese cambio de humor sabemos que algo está mal y aunque intentemos cambiar para regresar a nuestro estado inicial algo nos lo impide.

 

Imagen: Pinterest

 

Tristeza, enfado, alegría, emoción, ser ácida y a la vez cariñosa son actitudes que están a la orden del día, quizás sea un bomba de tiempo tan pero tan compleja que ni yo misma puedo luchar contra eso. Es tan terriblemente loco esto, que en este preciso momento mis ganas de escribir aumentan cuando al iniciar el texto todo estaba confuso en mi cabeza, así de trastornada estoy, quizás no sea la única. Pero, así me quiero y debo vivir con eso como el resto de mortales en este mundo.

 

Imagen: Pinterest