También preferimos estar solteras al igual que los hombres

“¿Por qué estás soltera?”

¿No les ha sucedido que les hacen la misma tonta pregunta de siempre? “¿Por qué estás soltera?”  Y siempre está la misma insinuación de que estamos solteras porque los hombres no se nos acercan, porque no somos atractivas para ellos, o porque estamos heridas por antiguas relaciones y nos da miedo iniciar algo nuevo.

Una mujer puede estar soltera porque quiere

Me parece importante explicarle a la sociedad machista que una mujer puede estar soltera porque quiere, porque se le da la gana y no por sus estúpidas ideas. Así como un hombre decide estar soltero y lo vemos con naturalidad, igual pasa con nosotras las mujeres: decidimos estar solteras porque sí, pero a nosotras se nos juzga de libertinas, de solteronas, y de otras tantas cosas absurdas que no vale la pena mencionar.

 

 

Decidimos estar solteras porque sí, pero a nosotras se nos juzga de libertinas

¿Por qué asumir que la soltería femenina va directamente vinculada a los hombres? No todas giramos en pro de ustedes, queridos hombres. No todas esperamos a principales azules para que nos construyan castillos de cuentos. Nosotras también queremos lograr nuestras propias metas, hacernos con nuestras propias cosas, ser todo lo que podamos y queramos, y si entre nuestras cabezas sobra la idea de una relación formal, créanme que no tendremos relación formal. Esto no quiere decir que no vayamos a tener una relación, solo que en ese preciso momento de nuestra vida, hemos decidido estar solas para concentrarnos en nuestros sueños y en nuestras metas.

Hemos decidido estar solas para concentrarnos en nuestros sueños y en nuestras metas

Es molesto, y desgastante estar escuchando la misma pregunta de siempre y viendo sus miradas de reproche solo porque no tenemos a un hombre al lado en una relación formal. Estamos tan acostumbrados a restar importancia a la posición de la mujer en la sociedad, que cuando una de nosotras se empodera sin la presencia de un hombre en su vida, dudamos de la verdadera forma de llegar a ese punto. Somos más que un cuerpo reposando al lado de otro cuerpo. Somos una infinita lluvia de estrellas queriendo brillar con luz propia y no con la luz de la luna. 

Fuente imágenes: Pinterest