Te haré llegar al cielo.

“Te haré llegar al cielo, acariciarlo y demás…” una frase hecha moda que en los últimos meses ha marcado mi mente, tal parece que está de número uno en la lista de: Frases para decirle a una mujer.

 

Imagen: Weheartit

 

Y es que la he escuchado tantas veces que ya no sé a ciencia cierta si tomarme eso muy en serio o como un reflejo de la vanidad masculina. Te dicen y repiten tanto esta frase que colocan en jaque su propia capacidad para hacer que eso ocurra, pues quien mucho habla poco hace.

 

Imagen: Weheartit

 

Puede ser que están completamente seguros de las turbinas y baterías que llevan puestas, pero para qué hacerle tanta propaganda si fácilmente lo pueden demostrar con la venta.

Para completar dentro del repertorio, también va incluido: ¿Te importa el tamaño?, ósea; queridos amigos míos, no importa el tamaño –bueno, si un poco- lo realmente importante es lo que sepan hacen con él, cómo y qué tan creativos sean. De que serviría la cantidad si no hay ni tan siquiera un gramo de calidad.

 

Imagen: Weheartit

 

De verdad nosotras queremos con demencia “Nos hagan llegar al cielo” flotar en él y acariciarle con locura, pero no lo repitan como loro de tienda, háganlo; sean más prácticos y dejen el palabrerío a un lado. Mientras se esfuerzan en disfrazar sus frases para llevarnos por el camino hasta su cama, esfuercen su mente en ver qué nos gusta y cómo pueden hacer que las cosas fluyan fácilmente en nosotras. No inventen si luego no pueden llenar nuestros requisitos, porque lo más triste no es el palabrerío lleno de confeti, sino no llenar nuestras expectativas.

 

Imagen: Weheartit