Terrenos perdidos. Nosotras mochileras.

Durante años, hubo una patética ideología de géneros. Un mundo donde el hombre era el máximo ser supremo sobre la faz de la tierra, patrañas.

 

Imagen: Weheartit

 

Todo giraba alrededor de ellos, como si tuvieran la capacidad para llevar por nueve meses a otra vida dentro de ellos, no digo que no sean esenciales, por supuesto que lo son, solo que ahora es el turno de nosotras.

Poco a poco han perdido terreno, en el área laboral, incluso en el amor. Porque muchas de nosotras somos quienes tomamos la delantera he incluso nos lanzamos a dar ese primer beso lleno de mucho amor – muy cursi sí, pero nos encanta serlo- lo cierto es que han perdido terreno. Ya no son ellos los que pueden ser infieles e independientes, nosotras nos hemos convertido día tras día y gracias a la educación que viene desde casa en mujeres fuertes y aventureras de la vida que nos tocó vivir.

 

Imagen: Weheartit

 

Exploramos, somos independientes, auto-suficientes, atrevidas y liberales. Ya no estamos en esos años donde el simple hecho de expresarnos era un pecado; somos y seremos algo que ellos no pueden ser, y que siempre por muy repetitiva que suene lo seguiré diciendo, musas de la vida.

 

Imagen: Weheartit

 

Somos mochileras en esos campos perdidos que ahora llevan nuevo nombre, sacamos adelante más que nuestro hogar y nuestros sueños todos esos triunfos que pensaron por mucho tiempo eran solo de ellos. Aprendimos a decir “No” a refutar y a discutir por nuestra manera de pensar. Lo mejor es que no solo estamos conquistando campos perdidos, si no esos que aun ni siquiera ellos han logrado encontrar, pues somos tan complejas y capaces de cualquier cosa que poco a poco hacemos cosas que ni sabíamos podíamos hacer.