Tienes frío porque quieres.

… muy bien puedes estar aquí a mi lado, empezando a sentir el calor subiendo lentamente por tus piernas. Pero prefieres el frío rutinario de una mujer que está más llena de problemas que de furor.

 

Imagen: Weheartit

 

Sé muy bien que sientes frío en los días que estas junto a ella, cómo también que eres igual al resto de mortales de tu especie que llena su boca diciendo que no está en el sitio que le pertenece y con la mujer que realmente ama, puro confeti. Pero yo solo quiero esos momentos llenos de fuego, y es que quiero colocar a prueba el calor producido por mí, y hasta dónde soy capaz de llegar con todo lo que llevo dentro y con lo que estoy aprendiendo en el camino.

 

Imagen: Weheartit

 

Eres el practicante ideal, tu vida llena de rutina me inspiran a querer experimentar con mi cuerpo. Enfocarme en mi placer y en ver cómo tú te dejas envolver es mi atractivo actual, mi hobby. Una práctica peligrosa de eso estoy segura, pero arriesgare – son mis impulsos hablando por mí- es que en los últimos meses se ha encendido en mí una euforia difícil de contener, es el aprendizaje interno queriendo aprender más. Estoy llena de calor, y expandirlo es mi deber quién mejor que tú y ese frío que según te persigue a diario.

 

Imagen:Weheartit

 

Y estas así por gusto, porque en este preciso momento muy bien puedes estar calentando un poco tus dedos y pecho. Simple, vivir el momento; ir detrás de lo que se quiere ya, sin tanto miedo y puje, aventurarse y quizás mezclarse con otra piel por un rato, dejar a un lado los prejuicios y la moral, cuidarse en todos los aspectos y cultivar nuestra sensualidad y ese erotismo que muy bien sabemos quiere salir y calentar en masas, pero que por integridad solo se debe enfocar en una persona, y yo quiero que tú seas mi aprendiz un practicante.

 

Imagen: Weheartit