Todas tenemos un “Pepe le Pew”.

Entonces mi imaginación regreso automáticamente a mi infancia, recuerdo este tipo de caricaturas y empiezo a entender como la televisión te describe desde chico lo que puede ocurrir cuando crezcas.

 

Imagen: Tumblr

 

Y es que así es, todas, absolutamente todas nosotras tenemos a alguien, un hombre que por siempre estará detrás de nosotras y al que justamente haremos caso omiso, sencillamente no es de todo nuestro agrado, o como en la caricatura ni tan siquiera es similar a nosotras.

 

Imagen: Buzzfeed

 

Tal vez sea su olor, su apariencia física la que nos hace despreciarlo, cosa que no está para nada bien, pero aun así no lo dejamos de rechazar, a tal punto de salir corriendo donde quiera que lo vemos. Pero el sigue ahí, persistente, pues lleva un espíritu romántico que le corre por las venas y permanecer detrás nuestro es algo que le aumenta más ese potencial que lleva dentro.

 

Imagen: Facebook

 

Es gracioso pensar, cómo una persona puede encapricharse tanto contigo, suena gracioso pero también puede volverse peligroso, con tantas historias de calle que salen a diario en el periódico a veces es preferible permanecer bajo perfil, aunque con una clase de hombre con el complejo de “Pepe le Pew” es un tanto difícil.

 

Imagen: Tumblr

 

Pero que le podemos hacer, si ya tenemos alguno ahí presente, ahí se mantendrá, hasta que cumpla su objetivo u hasta que consiga otra presa a la cual perseguir y quizás nosotras sintamos su ausencia, entonces es ahí donde en verdad nos empieza a gustar. Así de complicado es todo, bueno, la vida real.