Todos tenemos un instante perdido en algún Bar o Café.

Instantes que pasaron, y otros de los miles que aún faltan por contar. Todas mios, algunas hechas en el transporte, otras en la calle, tal vez tomando un café –para que suene un poco más bohemio-.

 

Imagen: Weheartit.

 

Una historia que crearé cada vez que alguien nuevo se cruce en mi camino, porque sin importar el tiempo trascurrido, ya se metió en mi vida, aunque sea por un instante.

 

Imagen: Weheartit.

 

Y es que todos tenemos miles de historias que contar, momentos vividos quizás en algún Bar, besos perdidos entre copas y un par de sabanas destendidas en casas ajenas, o tal vez en la propia. Y no es que todos debamos cumplir con este requisito en especial, solamente los describo como instantes vividos por muchos y que leyendo estas letras traen a su memoria risas y alguno que otro evento que aun sonroja su piel.

 

Imagen: Weheartit.

 

Pero, quedaron en eso, instantes que pasaron con fervor y un poco de fuego en su interior. Pasaron porque debía ser así y no hay vuelta atrás, nos forman, incluso nos marcan, algunos aún se sienten un poco mal por lo vivido, pero al final son instantes tan nuestros que solo queda aceptarlos tal cual y como son.

 

Imagen: Weheartit.

 

Algunos solo quedan en el olvido, como la noche en algún Bar, otros por el contrario se transforman en algo más formal, incluso duradero. Pero como siempre, esos que dejan buen sabor y adrenalina en los labios son los instantes que pasaron como estrella fugaz.