Todos tienen ese punto débil, que solo su chica conoce bien.

No lo digo yo, lo dice cada una de ustedes.

En algún sitio de su musculoso cuerpo el hombre tiene algo que lo hace enloquecer, algo con lo que el rose de unos labios o la suave caria de una manos, hacen pierda lentamente el control.

 

Imagen: Weheartit.

 

Sin importar en qué lugar se encuentre, para muchas parejas es el botón de inicio a lo desconocido, el “play” que junto con el punto exacto en la mujer convierten una noche normal en los minutos e incluso las horas más locas y llenas de placer.

Y si no lo han encontrado, que triste de verdad. Pero no hay porque preocuparse, porque cuando se llevan días trabajando sobre el cuerpo fuerte de un hombre su fragilidad sale a presentarse y sin aviso anticipado. Aparece de la nada, te sorprendes y ves cómo su voluntad de un momento para otro queda en tus manos, es tuyo por ese instante.

 

Imagen: Weheartit.

 

Un instante que los dos hacen parecer una eternidad si lo saben manipular, porque cuando dos almas se convierten solo en una, todo parece ir lento, se pierden los minutos entre las sabanas y la vida empieza entonces a tener un poco más de sentido.

 

Imagen: Pinterest

 

Porque cada hombre sobre la faz de la tierra tiene un punto débil sobre su piel, brindemos por eso y porque llegue el momento donde los volvamos locos de sed. Tan frágiles y sumisos como esos pequeños niños que una vez fueron bajo el regazo de su protectora, solo que ahora se divertirán de una manera diferente, única y muy pasional.

 

Imagen: Pinterest.