Por tus besos subo al cielo y bajo al inframundo como una turista enloquecida

No te has ido y ya estoy extrañándote, no te has ido y ya deseo besarte de nuevo.

Es una locura, pero no puedo parar, en ningún momento puedo dejar de lado esta necesidad de besarte, de acunarme en tus brazos, de hundirme en ti como si nadara por el cielo azul. No te has ido y ya estoy extrañándote, no te has ido y ya deseo besarte de nuevo.

Lo único que ahora mismo tengo claro es que tu boca es mi lugar preferido

No sé si así funcione el amor, no sé si así funcionen las adicciones, no sé si es lo correcto o no, pero lo único que ahora mismo tengo claro es que tu boca es mi lugar preferido, ese lugar que quiero que sea mi hogar, mi habitación, mi cama, mi todo.

 

 

Me encanta sentir tus labios rozando mis labios

En esta no relación que tenemos, confieso que me encantan tus besos. Me encanta sentir tus labios rozando mis labios, saber que se entreabren buscándome, localizando el momento justo de encajarse en mi boca, chocar nuestras lenguas, y explotar. Explotar. Explotar.

Me encanta explotar teniéndote en mi boca. Saborearte. Morderte. Comerte.

Lo sé, parece una locura, parece un absurdo, pero estoy perdiendo la razón por ti.

No te vayas, bésame un poco más, una hora más, o mejor, bésame por una vida más.

Me basta y me sobra con saber que quieres quedarte conmigo.

 

Que no te importe la opinión de los demás porque a mí no me importa lo que piensen, me basta con tu cercanía, con tus caricias, con tu sonrisa, con tus labios húmedos recorriendo mi piel. Para mí, eso es suficiente. Me basta y me sobra con saber que quieres quedarte conmigo.

Dime que te quedas, por favor, y te repetiré todas las veces que sea necesario que me encantan tus besos, que por tus besos subo al cielo y bajo al inframundo como una turista enloquecida.