Un saludo para mis socias.

Un saludo sincero para todas esas socias que he dejado regadas por ahí. A decir verdad, creo puedo contarlas solo con los dedos de una mano.

 

A esas socias que se tomaron esta sociedad muy en serio, donde solo hay un involucrado de por medio; el que quizás nunca podrá olvidarme por completo, a pesar de ser esa socia la dueña legitima de todas esas acciones que decidí regalar.

 

A todas mis socias pudo decirles que fue un gusto para mi conocerlas e incluso compararme un poco con ellas, algo que en realidad no me sirvió en lo absoluto, pues hasta el momento sigo sobresaliendo. A todas esas chiquillas mejores que yo, que decidieron amarrar a esos hombres entre sus piernas, hoy les puedo decir que esa técnica es buena pero no duradera.

 

Pues más allá que el cuerpo, la mente y personalidad hacen un trabajo ejemplar. Algo que puedo decir con seguridad muchas no tienen, pues por más de que traten se sacar su boca en selfies perfectos la belleza se lleva más por dentro. Hoy desde la distancia le puedo decir a todas esas socias, que aunque creen haber ganado la batalla, estoy segura que en la mente de esos hombres aún vivo yo.

 

Y es eso precisamente lo que me reconforta, pues estoy segura que más nadie puede suplantarme aunque ustedes mismas me quieran imitar. A todas, un cordial saludo y un brindis con mi copa en alto, pues jamás me comparare con una ingenuas damas que solo piensan en salir a pasear agarradas de la mano con ese don juan.