Una mujer puede estar soltera, pero nunca sola.

Para todos esos hombres que nos creen solitarias y en soledad permanente.

 

Una mujer puede estar soltera, claro que sí; puede pasearse por ahí sin estar de la mano de alguien, puede decir incluso que no tienen ningún estado civil en sus documentos de identidad, más si embargo que lanza sus canas al aire cada vez que quiera y con quien elija hacerlo cuando le dé la gana.

 

Puede estar libre de compromisos, pero no tan solitaria como aparenta serlo. Vive la vida a su modo y sin importar lo que digan los demás, si se le pasan los años o no sé cuántas gafedades más. Se permite ser siempre libre y vivir bajo sus propios conceptos, disfrutarse a cuanta piel masculina e incluso de su propio género. Se permite hacer lo que quiere porque lucha cada día por ser mejor, autentica y compleja; para eso no necesita a nadie a su lado si no quiere, solo caprichos para pasar el rato.

 

Caprichos de corbata que incluso le pueden trancar la respiración, pero aun así ella se mantiene valiente ante los deseos de su corazón, porque para ser una mujer de este tipo se tuvo que pasar por muy malas rachas que hicieron madurar su alma, eso le enseño a querer lo que tiene a su lado y alejar lo que no, pues sabe incluso separar los gustos de su alma de los de su piel, por ello nunca estará sola a pesar de estar soltera de corazón.