Voy a llenar tu cama de flores, poesía y orgasmos.

Voy a cultivar tu cama de toda mi esencia, donde viene incluido un mar de besos, caricias transformadas en poesía, de todos los orgasmos que te puedas imaginar, y al final dejare mi huella plasmada con la esencia de la flor que vive en mí.

 

Es una forma simple y sencilla de decirte que te quiero para mí, y que esa será mi técnica para tenerte junto a mí. Quien se puede resistir cuando se ofrece tanto y en bandeja de oro sobre una cama donde habitan las flores, y es que sin importar cuál sea el ambiente, tenerlo a mi lado siempre está presente.

 

Por ese motivo, siempre lo invito a ser mío; y más que ofrecer es algo que nace en mí solo cuando la otra persona es así de especial, sobre todo él, tan fuerte y varonil que hace salgan todas estas cualidades de mí. Porque lo puedo tener todo cuando estoy con él, transformándome rotundamente de una flor a alguien que quiere más de él.

 

Así que si me lees, llenare tu cama de todo lo antes expuesto, y no como agradecimiento sino como un gesto que sin duda sale a flote solo contigo, pues liberas de mi cuerpo todo lo bueno que tiene y que poco creí tener, porque soy una musa de la vida que libera lo más hermoso de ella incluso en las causas más sensuales y prohibidas.

 

Porque aunque parezca prohibido para los dos, algo nos mueve más en el interior, no sé si será amor o solo un gusto que nos hace liberar orgasmos sin control.