Yo soy mi propia musa.

Muchas personas pasan la vida viendo los problemas de los demás, llenando su mente de escenas vistas en alguna novela en la tv, y erróneamente viviendo la historia de amor de alguien más, que aburrido.

 

Imagen: Pinterest

 

Para qué pasar el resto de nuestras vidas viendo y viviendo la vida de otros, si bastante complicada ya es la nuestra. Somos musas de nuestra propia historia, bueno por lo menos yo me veo así, somos nuestra propia inspiración envuelta en piel, la vida real con nombre, ese que quizás nuestra madre saco de alguna novela dramática ¡qué horror! por lo menos el mío viene de las flores, quizás mi abuelo tuvo un poco que ver en eso.

 

Imagen: Pinterest

 

Pero lo que en realidad quiero que entiendan, es que nuestra vida ya es lo bastante compleja como para estar viviendo la de alguien más, no entiendo el fin de los chismes si ya es suficiente mantener en pie la propia vida. Somos nosotros mismos las musas de esta vida, la que está llena de matices, palabras y acciones.

 

Imagen: Pinterest

 

Yo soy mi propia musa, la inspiración para que cada uno de mis días cuenten y que uno sea diferente al otro, no digo que sea perfecta y mucho menos que vivo la vida a toda velocidad, pero si trato muy en el fondo que lo ordinario de que cada día cuente, de que cada experiencia sea única y reconfortante, y tal vez de vivir una historia de amor única y un poco alocada sin tener que ver en la tv la de alguien más.

 

Imagen: Pinterest